Aminoácidos, ánimo y obesidad - CENDIOB
500
post-template-default,single,single-post,postid-500,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive,mob-menu-slideout

Aminoácidos, ánimo y obesidad

Los aminoácidos son neurotransmisores en nuestro cerebro. Si presentamos insuficiencia de estos compuestos orgánicos es probable que lleguemos a sentirnos irritables, tensos, deprimidos y con ganas de comer sin tener hambre. ¿Por qué se puede carecer de aminoácidos?

Las proteínas se encuentran en alimentos de origen animal y vegetal. A partir de su descomposición en el sistema digestivo el cuerpo obtiene los aminoácidos necesarios. Un individuo debe consumir proteínas todos los días para evitar cambios en su estado anímico que lo puedan conducir a modificar sus conductas alimentarias.

Pero consumir las proteínas suficientes no lo es todo, hay anomalías bioquímicas que no permiten al organismo descomponerlas correctamente. En otros casos la digestión de proteínas es insuficiente por falta de ácido clorhídrico. Este ácido gástrico segregado por el estómago convierte a una sustancia llamada pepsinógeno en pepsina, una enzima que descompone las proteínas en polipéptidos.

La insuficiencia de pepsina en el organismo dificulta la digestión de proteínas. Por esta razón el uso frecuente de antiácidos que bajan los niveles de ácido clorhídrico pueden agravar los patrones de alimentación, favoreciendo la aparición de un desorden alimenticio.

Con la edad nuestra capacidad de digerir proteínas se ve disminuida. El estómago se reduce casi 40% entre la adolescencia y los 30 años. A partir de esta edad y hasta los 70 se reducirá nuevamente casi la mitad. Dormir suficiente, no estar estresado, consumir proteínas y hacer ejercicio ayuda a mantener correctamente la síntesis de proteínas en el cuerpo.

No Comments

Post A Comment

CENDIOB